La Fuente Veo

 


La fuente veo, carmesí, el ancho manantial,
que de Jesús, mi Salvador, emana perennal.


Coro
La fuente veo, carmesí;
con su poder me limpia a mí
¡Oh, gloria a Dios! Me limpia a mí,
me limpia, ¡oh sí!, me limpia a mí.


Soy nueva criatura en él; me hizo renacer,
y el hombre viejo nunca más habrá de contender.


Gozoso espero ir con Jesús a mi celeste hogar;
allí, cual fuente, de la cruz su amor ha de emanar.


Levantome en la luz a andar sobre el mundano error;
deseo un limpio corazón que agrade al Salvador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *