1.Yo escucho, buen Jesús, tu dulce voz de amor,
que, desde el árbol de la cruz, invita al pecador.
Yo soy pecador, nada hay bueno en mí;
ser objeto de tu amor deseo y vengo a ti.


2.Tú ofreces el perdón de toda iniquidad,
si el llanto inunda el corazón que acude a tu piedad.
Yo soy pecador, ten de mí piedad;
ve mi llanto de dolor y borra mi maldad.


3.Prometes aumentar la fe del que creyó,
y gracia sobre gracia dar a quien en ti confió.
Creo en ti, Señor, solo fío en ti;
dame tu infinito amor, y basta para mí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.