Divina Luz

 


1. Divina Luz, con esplendor benigno, alúmbrame.
Oscuras son la noche y la senda; mi Guía sé.
Muy lejos de Tu pabellón estoy,
y al hogar de las alturas voy.


2. Momentos hubo en que Tu ayuda no supliqué,
confiando en mi propia experiencia; no tuve fe.
Mas hoy deploro esa ceguedad;
préstame, Dios, Tu grata claridad.


3. Guiando Tú, la noche resplandece, y cruzaré
los valles, montes, riscos y torrentes con firme pie.
Veré después el día despertar,
y me guiarás de vuelta a mi hogar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.