1. Castillo fuerte es nuestro Dios; defensa y buen escudo.
Con su poder nos librará en este trance agudo.
Con furia y con afán acósanos Satán.
Por armas deja ver astucia y gran
poder; cual él no hay en la tierra.


2.Luchar aquí sin el Señor, cuán vano hubiera sido.
Mas por nosotros pugnará de Dios el Escogido.
¿Sabéis quién es? Jesús, el que venció en la cruz;
Señor de Sebaoth, omnipotente Dios, él triunfa en la batalla.


3.Aun cuando estén demonios mil prontos a devorarnos,
no temeremos, porque Dios vendrá a defendernos.
Que muestre su vigor Satán, y su furor;
dañarnos no podrá, pues condenado
está por la Palabra santa.


4. Sin destruir la dejará, aunque mal de su grado:
es la Palabra del Señor que lucha a nuestro lado.
Si llevan con furor los bienes, vida, honor,
no habremos de temer; todo ha de
perecer, de Dios el reino queda.

Leave a Reply

Your email address will not be published.